Limpieza dental: conoce los mitos

Limpieza dental: conoce los mitos

Sonrisa después de limpieza dental

Al igual que puede ocurrir en otros sectores, en la odontología también podemos encontrar falsos mitos y medias verdades que generan tanto inseguridad como miedo a la hora de acudir al dentista. Además, nunca se sabe el origen de dichos rumores, pero de repente todo el mundo habla de ello y lo comparte en Internet.

Por este motivo, veremos en qué consiste realmente una limpieza dental y posteriormente seguirán algunos de los falsos rumores que podemos encontrar al respecto.

¿En qué consiste la limpieza dental?

En primer lugar, la limpieza dental es probablemente una de las técnicas más comunes en los centros de odontología. Esta consiste en una limpieza profunda de nuestros dientes donde en una sesión se elimina por completo el sarro y la placa dental acumulada en los lugares que son inaccesibles con el cepillo de dientes. Posteriormente, con ayuda de una pasta especial se pulen los dientes y se pasa el hilo dental.

No hay que confundir esta técnica con el curetaje, pues, a diferencia de la limpieza bucodental, el curetaje es un proceso más empleado para hacer frente a enfermedades periodontales más graves. De hecho, incluso se emplea anestesia local a causa de su larga duración.

La limpieza bucodental hace daño

Para empezar, es muy habitual que a la hora de acudir al dentista uno pueda sentir miedo a sentir dolor durante la limpieza bucodental. En cualquier caso, no hay de qué preocuparse, ya que esto es un mito. Hoy en día los dentistas poseemos aparatos avanzados que nos permiten poner en práctica esta técnica sin causar dolor al paciente.

En caso de tener ciertos puntos de la cavidad oral con una alta sensibilidad, quizás es posible que se sienta alguna que otra molestia momentánea. En tal caso, existe la posibilidad de usar anestesia local o la sedación vía inhalatoria si así lo desea el paciente.

Limpieza bucodental profunda

Los dientes se dañan tras una limpieza bucodental

Si alguna vez has escuchado acerca de esta afirmación, entonces deberás saber que no es cierta. De hecho, permite eliminar todo el sarro y la placa bacteriana que se ha ido acumulando en los dientes.

De esta manera, la limpieza dental es una técnica que también ayuda a prevenir las caries y otras enfermedades bucales como la gingivitis o la periodontitis, entre otra serie de afecciones.

Es obligatorio hacerse una limpieza bucodental cada año

Aunque puede haber casos en los que dicha afirmación sea más bien cierta, realmente depende tanto de las características de cada paciente como de lo que nos indique nuestro dentista tras la revisión.

Mientras que el periodo más largo entre limpiezas dentales es de un año, el intervalo más corto puede ser hasta de 3 meses, dependiendo del centro al que acudamos.

Si sigo una buena higiene bucal diaria no necesito la limpieza dental

Cuidado con esta afirmación, ya que una cosa no tiene que ver con la otra. Para ser exactos, la limpieza dental realizada por profesionales debe considerarse como un tratamiento complementario que beneficiará a nuestra higiene bucal.

Además, tal y como se ha mencionado anteriormente, gracias a la limpieza bucodental se elimina la placa bacteriana y el sarro que se ha podido acumular en zonas que no alcanzamos con el cepillo de dientes, por lo que esta técnica es imprescindible para mantener una buena salud oral.

En este sentido, dependiendo de las características que tenga nuestro cepillo de dientes nos resultará más o menos complicado limpiar algunos rincones de nuestra cavidad oral, por lo que es fundamental identificar qué cepillo de dientes es el adecuado para nosotros.

Beneficios que aporta la limpieza bucodental

Vistos algunos de los mitos más comunes en nuestra sociedad, veamos realmente todos los beneficios que nos aporta la técnica de limpieza bucodental:

  • Elimina el sarro y la placa bacteriana, dificultando su reaparición
  • Protege nuestra salud oral de diferentes enfermedades y afecciones bucales, como la periodontitis, gingivitis y las caries.
  • Fortalece y limpia el esmalte dental
  • Elimina las posibles manchas que tengamos en los dientes
  • Permite identificar qué piezas dentales están dañadas y, en consecuencia, encontrar un tratamiento para darles una solución

Para terminar, según el consejo de dentistas se recomienda acudir a una limpieza bucodental completa mínimo 1 vez al año, con el fin de mantener una correcta salud oral y tratar las afecciones dentales que puedan encontrar.

Dentista haciendo limpieza dental

Estamos a tu disposición

Si lo que necesitas es realizar una limpieza bucodental completa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o en visitar nuestra clínica odontológica de Astigarraga. Estaremos encantados de atenderte y de resolver cualquier duda que puedas tener.

Hilo dental con ortodoncia: limpieza interdental

Hilo dental con ortodoncia: limpieza interdental

Hilo dental con ortodoncia

El hilo dental es una herramienta más que nos permite cuidar nuestra higiene oral eliminando la posible placa que pueda encontrarse en nuestros dientes. Aunque normalmente su uso no es para nada complejo, esto puede complicarse si tienes algún dispositivo dental como una ortodoncia fija, ya que dificulta el correcto mantenimiento de nuestra cavidad bucal.

Por este motivo, hoy hablaremos de cómo utilizar el hilo dental con ortodoncia y de las posibles alternativas que podemos utilizar para mantener una buena higiene interdental.

Definición de hilo dental

En pocas palabras, el hilo dental consiste en una especie de fibra muy delgada que se usa antes del cepillado para retirar lo que se nos queda entre los dientes tras la comida, así como las bacterias acumuladas en ellos.

No debemos confundir este filamento con la seda dental, ya que el material por el que está formado cada uno es diferente. Mientras que el hilo dental está elaborado a través de hilos de nylon entrelazados la seda dental, tal y como su nombre lo indica, está formada a partir de la seda. 

En ambos casos se recomienda usarlos antes del cepillado para una buena higiene interdental y, en consecuencia, mejores resultados en la higiene oral. Sin embargo, según el consejo de dentistas solo el 34% de los españoles dedica un momento de higiene interdental de manera rutinaria.

Tipos de hilo dental

Normalmente encontramos dos hilos diferentes, aunque uno de ellos es más común en la vida cotidiana. 

Por un lado está el multifilamento, que puede estar fabricado con nylon o seda y está más presente en nuestra sociedad; mientras que, por otro, encontramos el monofilamento que está elaborado a partir de una especie de caucho o plástico.

Asimismo, podemos encontrar hilo dental con o sin cera, siendo la única diferencia la capacidad que tiene el filamento en deslizarse entre los dientes. No obstante, también hallamos otro producto llamado cinta dental en el mercado que al parecer resulta más fácil de usar en la higiene interdental por ser más fino que el propio hilo, pudiendo ser con o sin cera.

Por último, existe la posibilidad de usar irrigadores bucales como sustitutos al hilo dental. Se trata de un aparato que mediante un chorro de agua elimina todos los restos que se encuentren entre tus dientes y encías.

Alternativas al hilo dental con ortodoncia

¿Qué hilo dental tengo que usar con ortodoncia?

Ahora que ya hemos identificado en qué consiste el hilo dental, sus tipos y algunas alternativas que también se emplean en la higiene interdental veremos qué podemos hacer si disponemos de ortodoncia fija, por ejemplo brackets. Pero, ¿existe algún hilo dental para ortodoncia?

Por ahora no hay un hilo dental para ortodoncia, pero sí que existen otras opciones que pueden facilitarnos el mantenimiento de nuestra higiene oral, como los irrigadores bucales. En cualquier caso, recomendamos usar hilo dental que tenga cera para facilitar su deslizamiento entre los dientes.

Tener brackets no significa que usar el hilo dental sea una tarea imposible, pero sí que se puede volver más difícil de lo que ya resulta ser. Por este motivo, a continuación explicaremos cómo usar hilo dental con ortodoncia de la manera más sencilla posible.

Uso del hilo dental con ortodoncia

¿Alguna vez te has preguntado cómo podemos usar el hilo dental con ortodoncia? La respuesta es sencilla, ya que podemos encontrar un producto en el mercado conocido como enhebradores dentales.

Consiste en una especie de aguja de plástico que permite hacer uso del hilo dental con ortodoncia, como por ejemplo brackets. Lo único que tenemos que hacer es enhebrar el hilo por el agujero y pasar ambos entre los dientes. Posteriormente retiramos el enhebrador y hacemos uso normal del hilo dental. Repetimos estos pasos hasta que hayamos terminado con la limpieza interdental.

No obstante, a sabiendas de que usar enhebradores dentales puede no resultar cómodo para todo el mundo, siempre podemos emplear irrigadores bucales para hacer una limpieza eficaz de nuestros dientes, encías y brackets; aunque es importante destacar la diferencia en el coste que supone este dispositivo frente al uso de enhebradores dentales con el hilo dental para ortodoncia.

Recomendaciones de uso

Usar hilo dental con ortodoncia no es una tarea sencilla, pero es importante mantener esta limpieza interdental. En este sentido, hay dos aspectos imprescindibles a tener en cuenta:

  • La placa dental se endurece aproximadamente pasadas las 24h, así que con pasar el hilo dental con ortodoncia una vez al día es suficiente. Pero, ¿cuándo es el mejor momento? Lo mejor es hacerlo antes de irnos a dormir, ya que así no dañamos el tejido que compone nuestras encías.
  • La técnica del hilo dental con ortodoncia también es importante, por lo que procura no usar una fuerza demasiado grande para evitar el sangrado de las encías.
El hilo dental para prevenir mal aliento

Estamos a tu disposición

En caso de duda o necesitar una consulta sobre tu higiene interdental, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o en acercarte a nuestra clínica. Estaremos encantados de atenderte y asesorarte.

Causas del mal aliento

Causas del mal aliento

Causas del mal aliento

La halitosis es un problema social bastante común donde nuestra cavidad oral desprende un olor desagradable. Este síntoma es comúnmente vinculado con una mala higiene bucal, pero existen otras causas del mal aliento que se nos escapan. Pero, ¿cómo podemos eliminarlo?

Definición de halitosis

Según el consejo de dentistas, el mal aliento o halitosis es un problema que se genera tras una mala higiene bucodental y que aparece de manera más frecuente durante el verano. 

En la mayoría de casos, estará relacionado con una inadecuada higiene bucal por una acumulación de placa en los dientes y que, en consecuencia, puede derivar en otras afecciones orales como una enfermedad en las encías o caries en los dientes. No obstante, encontramos otras causas del mal aliento que no están relacionadas con nuestra higiene oral.

Aunque es más frecuente en la sociedad de lo que pensamos, sigue siendo un tema que causa pudor entre la gente, tanto si sufre de halitosis como si tienen miedo de tenerlo. De este modo, podemos identificar tres tipos de halitosis:

  • La halitosis real o genuina: la presencia de mal aliento es auténtica y podemos evaluar tanto su intensidad como el origen: intraoral o extraoral. En este sentido, cuando hablamos del origen intraoral nos referimos a todas aquellas afecciones que se producen en nuestra cavidad oral, mientras que el origen extraoral está ligado con cuestiones otorrinolaringológicas.
  • Pseudohalitosis: la persona piensa que tiene mal aliento, pero realmente no hay rastro de ello.
  • Halitofobia: este tercer caso se presenta, por ejemplo, cuando el paciente ha sufrido anteriormente de halitosis y piensa que todavía lo tiene a pesar de no notarlo.

Causas del mal aliento

Tal y como hemos mencionado anteriormente, la halitosis está principalmente ligada con una higiene bucal deficiente, pero hallamos otra serie de causas del mal aliento de los cuales no somos conscientes.

En primer lugar, hablaremos de aquellos alimentos que tienen un sabor fuerte, como la cebolla o el ajo. Al tratarse de comidas intensas, al descomponerse nuestros dientes acumulan estas partículas que acaban emanando mal olor, por lo que recalcamos la importancia de un correcto cepillado. Sin embargo, al digerir estos alimentos también podemos presentar halitosis, ya que las partículas entran al sistema circulatorio y son transportadas hasta los pulmones, dando pie al mal aliento al exhalar.

Entre las causas del mal aliento también podemos encontrarnos ciertas bebidas, como es el caso del café o el alcohol. En ambos casos la producción de saliva en nuestra boca se ve afectada, lo que conlleva a un aumento de bacterias y, del mismo modo, la aparición de la halitosis.

Llevar una dieta equilibrada es clave, no sólo para nuestra salud, sino que también para hacer frente a la halitosis y otras afecciones orales. Dentro de las causas del mal aliento están las comidas cuyo contenido sea alto en azúcares y proteínas, además de las dietas con un contenido bajo en carbohidratos.

Asimismo, todos aquellos productos que contengan tabaco también se identifican dentro de las causas del mal aliento, e incluso pueden llevarnos a otro tipo de problemas bucales de mayor gravedad.

Asimismo, el mal aliento también puede aparecer por problemas digestivos como la mala digestión y la constipación, entre otra serie de complicaciones que nos generan el reflujo gástrico. 

Además de las causas del mal aliento mencionadas hasta ahora, existen otra serie de factores como por ejemplo los medicamentos indicados por nuestro médico o apneas del sueño que afectan a nuestra producción de saliva.

¿Cómo prevenir el mal aliento?

Entonces, si hay tantas causas del mal aliento que no están relacionadas con la higiene bucal… ¿cómo podemos evitarlo? Veamos que se puede hacer para quitarlo o, al menos, prevenirlo:

  • Cepillar nuestra lengua de forma regular para eliminar aquellas partículas que deriven en halitosis.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada, donde el consumo de comidas ácidas y azucaradas sea leve. Intenta consumir alimentos que incremente la producción de saliva de nuestra cavidad oral. Podemos usar algunas hierbas que nos ayuden a prevenir el mal aliento, como por ejemplo el perejil o el tomillo.
  • Hacer uso de enjuagues orales también nos ayudará a evitar la halitosis, al igual que otros problemas orales como la gingivitis.
  • Usar hilo o seda dental para eliminar los restos de comida que puedan fomentar la aparición de mal aliento y placa bacteriana.
El hilo dental para prevenir mal aliento

Estamos a tu disposición

Si sufres de halitosis de manera permanente y quieres darle solución, no dudes en ponerte en contacto con nosotros o en acudir a nuestra clínica. Estaremos encantados de atenderte.

Manchas en los dientes

Manchas en los dientes

Manchas en los dientes

¿Qué son las manchas en los dientes?

Las manchas en los dientes son una de las principales causas por las que muchas personas se acomplejan de sus sonrisas. Pero, más allá de un problema estético, algunas de las manchas en los dientes pueden ser un indicador de un problema de salud. Es por eso que es tan importante llevar un seguimiento bucal diario para poder detectar cualquier tipo de patología y pararlo lo antes posible.

A continuación explicaremos las causas, los tipos de manchas en los dientes e incluso hablaremos del tratamiento y de consejos para prevenirlas.

Causas según los tipos de manchas en los dientes

Hay todo tipo de manchas que, dependiendo de la causa, varía su color. Algunas pueden ser eliminadas en cuestión de menos de una hora, mientras que otras, en cambio, necesitan un seguimiento más duradero. 

Empezaremos por hablar de los diferentes tipos de manchas en los dientes. Por un lado, están las que son una simple cuestión estética y, por otro lado, las que llevan una patología mayor detrás. Para conocerlas mejor, empezaremos clasificándolas según su localización y su coloración.

Según su localización

Según dónde se encuentren las manchas en los dientes, a grandes rasgos, podemos dividirlas entre las externas y las internas. 

  • Manchas en los dientes externas: estas son las que se localizan en la parte más superficial del diente, es decir, en el esmalte. Suelen ser las más sencillas a la hora de eliminarlas. Generalmente, el origen de estas se da por el contacto de los dientes con sustancias pigmentadoras de diferentes alimentos, bebidas y por el hábito de fumar.
  • Manchas en los dientes internas: son las que se pueden encontrar tanto en el esmalte como en la capa de abajo que se ocupa de dar color al diente, también conocida como deltina. Estas manchas requieren más tiempo y un tratamiento más extenso para eliminarlas por completo. Entre las causas que las producen están la propia edad y el envejecimiento de la dentadura, el déficit de vitaminas y la ingesta de ciertos fármacos.

Según su coloración

  • Manchas de color blanco: estas manchas son las menos comunes, y algunos de los causantes más comunes son los siguientes:
  1. Falta de calcio en el esmalte, es decir, puede estar ligado a una caries; aunque en nuestra mente visualicemos la caries como un agujero negro, esta comienza aparenciendo con una mancha en el diente blanquecina.
  2. Hipoplasia: dificultad en la formación del esmalte de los dientes.
  3. Falta de higiene oral.
  4. Exceso de flúor.
  • Manchas de color amarillo: son las más comunes y aparecen por el deterioro del esmalte, lo que muchas veces trae consigo también cierta sensibilidad dental. Suelen estar provocadas por diferentes orígenes:
  1. Alimentos: es generalmente conocido que bebidas como el té, el café y el vino tinto, alimentos ácidos como el limón y el tabaquismo pueden tintar tus dientes. Pero, lo que no conoce mucha gente es que algunas frutas y verduras altas en carotenos, como el tomate, los arándanos y las cerezas, pueden a la larga hacer que tus dientes luzcan con un tono más amarillento.
  2. Una mala higiene bucal.
  3. Otras causas como el bruxismo, traumatismos, deterioro de esmaltes y, rara vez, por ingesta de fármacos.
  • Manchas de color verde: este tipo de manchas no son muy comunes, pero se suele asociar a las siguientes causas:
  1. Sangrado de encías
  2. Falta de higiene bucal. Exactamente, por la fenacina producida por algunas bacterias.
  • Manchas de color marrón: son las manchas más antiestéticas, ya que su color oscuro hace que destaque frente al tono original del diente.
  1. Por la propia edad
  2. Una inadecuada higiene dental que no llega a eliminar la placa bacteriana que, comienza siendo amarilla y, con el paso del tiempo, de un tono anaranjado pasa a llegar a marrón, cuando ya está convertida en sarro.
  3. Consumo excesivo de café, té y vino tinto
  4. Ingesta de fármacos

Cómo prevenir las manchas en los dientes

Para tener una adecuada salud bucodental y, por lo tanto, prevenir las manchas en los dientes, según recomienda el Consejo de dentistas de España, «Es fundamental mantener una buena higiene bucodental, cepillando los dientes, al menos, dos veces al día, con pasta dentífrica fluorada. … Seguir una dieta sana y equilibrada, baja en azúcar y rica en verduras, fruta, pescado y aceite de oliva. Hay que vigilar los azúcares añadidos a los alimentos procesados, bebidas energéticas y refrescos.

Se debe fomentar el consumo de agua como bebida principal. Evitar el alcohol y el tabaco, pues no solo provocan manchas en los dientes, halitosis y enfermedades de las encías, también son importantes factores de riesgo del cáncer oral. En el caso de practicar deportes de contacto, se aconseja utilizar protectores bucales para evitar fracturas dentales. Visitar periódicamente al dentista, al menos, una vez al año o siempre que se detecte alguna anomalía en la cavidad oral. Se recomienda no retrasar el tratamiento de las afecciones bucodentales, ya que pueden conllevar complicaciones futuras que obliguen a realizar un abordaje más complejo. »

Tratamiento para las manchas de los dientes

Bien, ya hemos visto cómo llevar una correcta higiene bucodental para prevenir las manchas de los dientes pero, ¿qué puedes hacer si tus dientes ya tienen estas manchas y quieres acabar con ellas? La respuesta siempre será la misma: acude a un profesional. Desde la clínica haremos un estudio de tu caso y así se te realizará el tratamiento más adecuado para tu problema. 

Limpieza dental profesional

Esta se utilizará en casos en los que se trate de manchas superficiales, esto es, del esmalte. Es un tratamiento sencillo e indoloro que, en menos de una hora, se pueden eliminar por completo las manchas de los dientes. 

Blanqueamiento dental profesional

Hablando del blanqueamiento dental es importante hacer una mención a no hacer caso de los tutoriales de blanqueamiento dental casero que podemos encontrar por internet, ya que aparte de ser un mito, puede acabar derivando en otros problemas más graves. Si quieres profundizar más en este tema, échale un vistazo a la entrada Mitos sobre el blanqueamiento dental en casa.

Carillas dentales

En casos en los que hay una gran alteración del color, el único remedio al que se puede acudir es a instalar carillas dentales. Estas son capas muy finas de porcelana o resina que se adhieren sobre la superficie del diente.

Estamos a tu disposición

No dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica si necesitas un tratamiento para eliminar las manchas de los dientes o tienes cualquier duda al respecto.

Mitos sobre el blanqueamiento dental en casa

Mitos sobre el blanqueamiento dental en casa

Blanqueamiento dental en casa

En odontología estética, según el Consejo de dentistas de España,  «el blanqueamiento dental es un tratamiento de odontología estética que tiene por objetivo eliminar las manchas dentales y hacer que la dentición adquiera una tonalidad más blanca y brillante». Hay quienes creen que este tipo de tratamientos pueden llegar a ser dañinos para la salud bucal, pero lo cierto es que no tiene ningún riesgo siempre que se haga siguiendo los consejos de un profesional y no optando por un blanqueamiento dental en casa. 

De todos modos, cada vez son más quienes llevan el blanqueamiento dental en casa de manera independiente y sin ningún tipo de consejo profesional siguiendo recetas sencillas y rápidas vistas en cualquier página web. Visto esto, hoy os vamos a hablar del “tratamiento” de blanqueamiento dental en casa que está en boca de todos, nunca mejor dicho, y los mitos que este lleva consigo.

Causa del oscurecimiento de los dientes

De forma natural el esmalte bucal tiende a oscurecerse con el paso del tiempo, pero son diversas las razones que la causan. Así, los principales orígenes de los dientes oscurecidos son el envejecimiento; el consumo de alimentos con pigmentos de color – como  el café, el vino y los frutos rojos -; el tabaco, medicinas y otras drogas; la genética; y, por último, la falta de higiene es una de las causas más usuales por las que la gente busca el blanqueamiento dental en casa, ya que si no llevamos una limpieza correcta de los dientes, las bacterias se acumulan y crean una capa amarillenta llamada sarro.

El impacto de las redes sociales y en el blanqueamiento dental en casa

El oscurecimiento dental es algo que lleva ocurriendo toda la vida pero, ¿cómo han tomado un papel tan importante en la sociedad los tratamientos de blanqueamiento dental en casa los últimos años? Pues como todo, tiene su razón de ser. 

Como todas las tendencias actuales, esta también nace principalmente a causa de las redes sociales, donde podemos encontrar desde influencers que recomiendan realizar el blanqueamiento dental en casa a través de ciertos trucos y recetas caseras hasta retos virales en TikTok  que se basan en blanquear los dientes en casa mediante un supuesto borrador mágico.

Tipos de blanqueamientos dentales en casa y sus mitos

Bien, ¿pero cuáles son entonces los famosos mitos de los que tanto se habla sobre el blanqueamiento dental en casa?

Blanqueamiento dental en casa: Agua oxigenada y bicarbonato

El agua oxigenada puede llegar a blanquear los dientes, pero no utilizarlo adecuadamente puede hacer que este desgaste el esmalte, quemar e irritar la encía, e incluso provocar hipertrofia. De igual manera el bicarbonato, que a pesar de que no esté demostrado que funcione, lo que sí se ha comprobado es que su uso inadecuado puede hacer que el esmalte se abrase y se debilite.

Blanqueamiento dental en casa: Bicarbonato

Blanqueamiento dental en casa: Limón

Este mito está bastante extendido, por lo que hay que tener mucho cuidado. Lo que muchos no saben del limón es que esta técnica puede maltratar el esmalte dental de forma permanente e irremediable.

Blanqueamiento dental en casa: Limón

Blanqueamiento dental en casa: Plátano

Debido al ácido salicílico que contiene la piel de plátano, podemos encontrar muchas páginas web que recomiendan frotar los dientes con la cáscara del mismo, ya que este ácido puede llegar ayudar en el blanqueamiento de los dientes. Aún así, no podemos olvidar que este también cuenta con ácido cítrico.

Blanqueamiento dental en casa: Plátano

Riesgos del blanqueamiento dental casero

Una vez desmentidos estos mitos, es fundamental entender que cualquier blanqueamiento dental en casa sin supervisión profesional aumenta significativamente los riesgos de la salud dental. De hecho, sabiendo que el esmalte es el único tejido corporal que no se reproduce, hay que cuidarlo lo mejor posible y de forma consciente.

De esta manera, estos son algunos de los efectos negativos que conlleva el blanqueamiento dental en casa:

  • Abrasión del esmalte dental
  • Quemaduras en las encías y mucosas
  • Intoxicación
  • Alterar la flora bacteriana bucal
  • Hipersensibilidad dental
  • Dientes más amarillos a largo plazo
  • Desgaste dental

Prevención y tratamiento del oscurecimiento dental

La mejor forma de prevenir el oscurecimiento de los dientes es dejando a un lado los blanqueamientos dentales en casa y acudiendo a un profesional. Este te ayudará a conocer la causa de tu coloración dental y así de la misma manera recomendarte un tratamiento específico para tu caso, teniendo también en cuenta tu estilo y hábitos de vida.

Además de una estricta higiene bucal, se recomienda evitar el café, sustituir el té negro por té blanco o verde y evitar alimentos que contengan colorantes fuertes son claves para mantener los dientes blancos y sin manchas.

Asimismo existen diferentes tratamientos aprobados por profesionales que solucionan este problema, como por ejemplo limpiezas en profundidad para la expulsión del sarro y las placas dentales y también tratamientos estéticos muy eficaces, siendo el blanqueamiento dental el más demandado.

En conclusión, ponerse en mano de los profesionales es siempre el mejor remedio para el blanqueamiento dental.

Estamos a tu disposición

No dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica si necesitas un blanqueamiento dental o tienes cualquier duda al respecto.

Tipos de cepillos dentales

Tipos de cepillos dentales

Tipos de cepillos dentales

Los cepillos dentales son aquellos instrumentos de higiene oral cuyo uso está enfocado precisamente en mantener una correcta higiene bucodental. Su uso no es importante únicamente por la estética dental sino también por la salud bucodental. Existen múltiples tipos de cepillos dentales y la elección entre unos y otros vendrá determinada por las necesidades de la persona que lo vaya a utilizar. 

Características de los cepillos dentales

Antes de profundizar entre los diferentes tipos de cepillos dentales, creemos necesaria una breve explicación acerca de las características generales de estos. 

Los cepillos dentales, como hemos mencionado anteriormente, son unos instrumentos de higiene oral compuesto de diferentes partes:

  1. Mango: el mango es la parte del cepillo dental cuya función no es más que facilitar el agarre del instrumento a la persona que lo utiliza. Generalmente se fabrican con plástico y se moldean con una forma específica con la finalidad de facilitar su agarre.
  1. Cabezal: el cabezal de los cepillos dentales es aquella parte gracias a la cual podemos ejecutar la acción de limpiar los dientes, las encías, la lengua y la boca en general. El cabezal debe estar sujeto al mango del cepillo dental. Hay tantos cabezales como tipos de cepillos dentales y es que podemos encontrarnos cabezales extraíbles, fijos, redondos, rectangulares, etc. 
  1. Cerdas: las cerdas son las fibras presentes en los cabezales de los cepillos dentales gracias a las cuales podemos llegar a los sitios más difíciles de nuestra boca. La fricción de las cerdas con los dientes, lengua y boca en general, es la que ejecuta la acción de limpiar.
  1. Capuchón: esta parte de los cepillos dentales no la vamos a encontrar siempre. El capuchón es una simple funda de plástico que cubre el cabezal y las cerdas del cepillo. Por lo general, cuentan con unos orificios o agujeros que permiten la transpiración del cepillo húmedo. 

Diferentes tipos de cepillos dentales

La existencia de múltiples tipos de cepillos dentales, hace que puedan surgir dudas acerca de cuál es el más adecuado para según qué tipo de boca y/o problema bucodental. A continuación hablaremos sobre los diferentes tipos de cepillos dentales según su manejo, la dureza de las cerdas y la intención. 

Tipos de cepillos dentales según su manejo

Según su manejo o funcionamiento, podemos encontrarnos cepillos dentales manuales o eléctricos:

  • Cepillos manuales: los cepillos dentales manuales son los cepillos “de toda la vida”; es decir, aquellos que necesitan de nuestro movimiento para poder lavar. Generalmente los encontramos de plástico pero cada vez es más habitual encontrar cepillos dentales manuales fabricados con materiales respetuosos con el medio ambiente como, por ejemplo, el bambú. 
Cepillos dentales
  • Cepillos eléctricos: los cepillos eléctricos con los cepillos que funcionan gracias a una pila o batería que los hace girar y moverse sin necesidad de que nosotros tengamos que hacer el movimiento. Sus movimientos rotatorios, giratorios y horizontales, permiten una limpieza completa. 

Tipos de cepillos dentales según la dureza de las cerdas

Según el tipo de cerdas, podemos clasificar los cepillos dentales en duros, medios, suaves y extra suaves. Analicemos las diferencias de cada uno de ellos y para qué tipo de paciente está dirigido cada uno de ellos. 

  • Cepillos dentales duros: las cerdas de esos cepillos dentales tienen un gran grosor y están pensados para personas que tienen una boca sana y no tienen riesgo de sangrado. Además, se recomienda su uso en bocas con encías gruesas. No se aconseja hacer demasiada fuerza durante el lavado ya que el roce podría estropear el esmalte dental. 
  • Cepillos dentales medios: los cepillos dentales medios tienen cerdas de grosor medio y están pensados para pacientes que tienen una boca sana y con poca sensibilidad pero que no toleran el grosor excesivo de las cerdas de los cepillos dentales duros. Para la mayoría de pacientes, al igual que los anteriores, son demasiado duros. 
  • Cepillos dentales suaves: las cerdas de estos cepillos de dientes son más suaves que las anteriores por lo que su fricción con los dientes y las encías no deberían de producir dolor ni sangrado. 
  • Cepillos dentales extrasuaves: aún más suaves que los anteriores, los cepillos dentales con cerdas extrasuaves están pensados para personas con una gran sensibilidad dental y con unas encías que tienden al sangrado o son encías retraídas. 

Tipos de cepillos dentales según su intención

Además de por su manejo y por la dureza de sus cerdas, encontramos diferentes tipos de cepillos dentales según su intención:

Diferentes tipos de cepillos dentales
  • Cepillos dentales infantiles: son cepillos dentales fabricados para que lo usen los/las más pequeños/pequeñas de la casa. Se clasifican según la edad del/de la menor. Hay que escoger siempre un cepillo dental infantil acorde a la edad del niño/niña. 
  • Cepillos dentales para dentaduras removibles: son cepillos especiales para la limpieza de prótesis, aparatos de ortodoncia removibles y férulas. Estos cepillos dentales tienen una característica especial y es que cuentan con un cabezal doble: un cabezal mayor para limpiar las zonas planas de la superficie y un cabezal más pequeño con forma casi triangular para las zonas de difícil acceso. 
  • Cepillos dentales postoperatorios: son los cepillos dentales de uso exclusivo después de cualquier intervención quirúrgica en la boca. Gracias a ellos, se puede realizar la limpieza diaria sin riesgo de dañar la zona afectada.
  • Cepillos dentales para ortodoncias: no hablamos de cepillos dentales especialmente fabricados para ortodoncia sino a cepillos que, por sus características, son los aptos para personas que utilizan ortodoncia tanto brackets como invisalign u otro tipo de ortodoncia. 
  • Cepillo dental periodontal: son los cepillos dentales que permiten una higiene dental para las personas con una afección periodontal o espacios anchos entre los dientes. Son cepillos dentales con cabezales pequeños para mejorar el acceso. Las cerdas de estos cepillos son extrasuaves para alcanzar la zona gingival. 
  • Cepillo dental interproximal: son cepillos dentales de un tamaño muy pequeño y un cabezal cilíndrico. Estos cepillos dentales se usan para eliminar la placa bacteriana y los restos de comida que se encuentran entre los dientes. 

Consejo sobre los diferentes tipos de cepillos dentales

A lo largo de esta entrada hemos aprendido que existen diversos tipos de cepillos dentales. Los podemos clasificar según su manejo, según la dureza de sus cerdas y según su intención. El uso de unos u otros dependerá de la salud bucodental de cada paciente y de las necesidades a cubrir. 

Entendemos que la existencia de múltiples tipos de cepillos dentales pueden generar confusión a la hora de determinar cuál deberíamos usar. Por ello, si tienes dudas acerca de qué cepillo dental debes usar, si crees que tu cepillo actual no es el correcto o si necesitas consejos sobre los cepillos dentales y su uso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

×